Recetas y Productos

Pavlova

Pavlova

on Mar 19, 2012 in Postres, Recetas

Un postre sencillo, delicioso y hasta glamoroso es el Pavlova. La historia cuenta que se lo bautizó así en honor a la bailarina rusa Anna Pavlova durante una gira por Oceanía en los 1920s. Nueva Zelanda y Australia se pelean por su origen.

 

He podido hacer este postre en casa muy pocas veces. ¿El motivo? La plancha de suspiro. Hasta este viernes mis intentos previos de preparar suspiros en casa habían resultado en merengues quemados, muy frágiles y de interior chicloso, pero no el chicloso bueno del suspiro de panadería de barrio.Tenía claras que me sobraron de la preparación de los huevitos de faltriquera para el cumpleaños de Sarita, la mejor amiga de mi hija mayor. Así que decidí lanzarme una vez más a la tarea. El truco con los suspiros no es la preparación del merengue sino el horno. Tiene que estar muy bajo, durante hora y media y luego dejar que se enfríen dentro del horno.

 

Las planchas de suspiro también se pueden mandar a hacer en las panaderías: en Guayaquil sé que la Selecta las hace bajo pedido y en Quito se consiguen unos nidos preciosos en el Delicatessen del Swiss Corner.

 

Una vez que se tiene el suspiro, el armado es sencillo: crema chantilly y fruta fresca picada. La que les guste, yo he usado frambuesas, frutillas, duraznos, kiwy, banana. La fruta también puede estar hervida con un poco de azúcar.

 

Pavlova de domingo con banana, durazno y mermelada de fresas

 

Pavlova

 

1 taza de azúcar impalpable
4 claras de huevo a temperatura ambiente
Una pizca de sal
1/2 cucharadita de cremor tártaro (opcional)
1 cucharadita de esencia de vainilla (mejor si es transparente)
1 cucharada de maicena
1 cucharadita de zumo de limón
1 taza de crema de leche
Azúcar impalpable a gusto
Frutas variadas (Frutillas, frambuesas, pulpa de maracuyá, banana, kiwy, durazno enlatado, etc.)

 

Preparación

 

Merengue

 

  1. Precaliente el horno a 120°C. (La temperatura más baja en horno de gas)
  2. Bata las claras de huevo con la sal y el cremor tártaro hasta que estén a punto de nieve (es decir, firmes y que si viran el tazón boca arriba no se mueve ni un poco) .
  3. Continúe batiendo y añada el azúcar de a poco.
  4. Añada la maicena y el zumo de limón.
  5. Con la ayuda de una cuchara coloque el merengue sobre una bandeja de horno cubierta con papel manteca (wax paper). Puede formar círculos para servir porciones individuales o hacer una sola plancha. Si va a hacer los círculos deje un espacio de unos 3cms entre ellos, porque si se expanden un poco en el horno.
  6. Hornear durante 1 hora y 15 minutos. Deje enfriar dentro del horno apagado.
Montaje 
  1. Con la crema de leche y el azúcar impalpable prepare una crema chantilly. La receta aquí.
  2. Coloque el merengue en un plato, cúbralo con la crema chantilly y decore con la fruta picada.
¡Disfruten!