Recetas y Productos

Risotto al Funghi

Risotto al Funghi

on Jun 4, 2012 in Platos Fuertes, Recetas, Vegetariana

Esta vez quien cocina no soy yo, es el marido. Este plato lo preparó para el Día de las Madres y le quedó, como siempre, para chuparse los dedos. El risotto es un plato italiano que tiene como ingredientes principales arroz y caldo. La variedad de arroz que se usa para esta receta, el Arborio, tiene la característica de absorber el líquido y soltar almidón en la preparación, por eso no sólo se infla durante la cocción sino que se vuelve cremoso sin hacerse pegajoso. Dato importante: hagan todo lo que necesiten hacer ANTES de comenzar porque no pueden alejarse del fogón ni un instante.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolla perla picada
  • 12 onzas de arroz Arborio (ver caja para porciones)
  • 1/2 taza de vino tinto
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 1 lata de tomate picado en su jugo
  • 1 bandeja de hongos (puede ser mezcla de Portobello y botón)
  • 1/2 cucharada de hebras de azafrán
  • 4 cucharadas de perejil finamente picado
  • Queso parmesano a gusto

Hongos, cebolla, tomate y caldo

Preparación

Calentar el caldo de pollo en una olla y en otra la lata de tomates picados. No hervir. Tener a la mano un cucharón.

Tostar el azafrán a fuego medio en una sartén sin aceite, por un minuto.

Derretir la mantequilla en una olla grande y alta. Saltear en la mantequilla las cebollas hasta que estén transparentes.

Añadir el arroz y saltearlo por dos minutos.

Poner el vino hasta que evapore el alcohol, unos 3 minutos.

Comenzar a poner el caldo de pollo en el arroz, un cucharón a la vez. Revolver y dejar que se consuma. (“Que tome la sopa” dice el cocinero).  El truco es revolver el arroz suavemente para que circule el líquido hasta que se vea el fondo de la olla, ese es el momento de poner más líquido. Alternar el caldo con los tomates. Salpimentar.

Ir añadiendo los hongos poco a poco mientras se pone el líquido, así hay diferentes niveles de cocción: al final unos estarán casi deshechos, unos bien cocinados y otros más firmes.

Seguir alternando caldo de pollo, hongos y tomate por alrededor de 20 minutos. Cuando al probar el arroz se siente que el centro está casi cocido, faltará apenas un minuto. Entonces añadir el perejil picado y el azafrán. Revolver bien. Reservar un poco de perejil para poner sobre la bandeja de servir o en cada plato.

Nota: Si el arroz no está muy cremoso en este momento se puede añadir un chorrito de crema de leche.

Poner en una bandeja o tazón y antes de pasar a la mesa espolvorear queso parmesano encima y revolver. Decorar con el perejil reservado y más queso parmesano rallado.

 

Listo, ¡que tengan buen provecho! y si quieren saber más sobre la historia del arroz en Italia, otras variedades de esta gramínea para diferentes platos lean esta página.